Niño deportista

Calidad de vida, Familia, Salud.

El padre de un niño deportista

20 Ago , 2019  

El deporte en los niños trae consigo muchos beneficios, y uno de los más importantes es el impacto positivo que tiene en su desarrollo físico y mental, sin embargo no en todas las familias estas actividades resultan en un beneficio total para el niño.

Debemos asegurarnos que la experiencia deportiva sea un complemento de la educación integral que nuestros hijos necesitan, y no pensar que el beisbol o futbol (por mencionar algunos deportes) van a completar la cuota de deberes que tenemos como padres en la crianza de nuestros hijos.

Adicionalmente no podemos olvidar que el deporte es una disciplina extra que el niño esta aprendiendo y como tal debemos darle la importancia y seriedad que merece. Acá comparto algunas de las recomendaciones y actitudes negativas que debemos evitar para aprovechar al máximo esta actividad:

Tu eres su padre, no su entrenador

Durante una sesión deportiva el ambiente se puede tornar pesado si asumimos como propio el rol de entrenador, o consideramos que podemos hacer dicho trabajo mejor que un profesional. Esto a mediano y largo plazo traerá consigo actitudes que restan al buen desempeño de nuestros hijos.

Hacer deporte para divertirse

Uno de los errores más comunes es sobre presionar a los niños, pues se empieza a comparar su desempeño con sus compañeros. Hay que tener en cuenta que cada aprendizaje es diferente y el desenvolvimiento del niño depende de muchos factores, por eso hay que dejarles ser y divertirse.

El niño espera tu apoyo

El niño espera realizar su actividad deportiva de la forma más divertida y entretenida posible y para él resulta frustrante que su padre o madre lo corrijan, critiquen o sobre entrenen constantemente. Estas actitudes extremas pueden afectan el autoestima del niño, originando a largo plazo la deserción al deporte, y lo más importante, convirtiéndolos posteriormente en críticos de sus propios hijos.


Seguir leyendo:

Página 1 Página 2

, ,


M. Avilan

M. AvilanMás entradas de:


Comentarios