Calidad de vida, Salud.

Endorfinas Una Manera De Vivir Feliz

18 Jul , 2017  

Las Endorfinas Y Las Emociones

El descubrimiento de las endorfinas se produjo en los años ’70, cuando los científicos estaban estudiando el mecanismo por el que actuaban algunas drogas. Se comprobó que estas sustancias actuaban sobre receptores específicos situados en el cerebro y en la médula espinal, inhibiendo la sensación de dolor. Entonces los investigadores se plantearon por qué existían estos receptores, lo que les llevó a descubrir que el cuerpo generaba narcóticos de manera natural, las endorfinas.

Su Función En Nuestro Organismo :

La función básica de las endorfinas es recompensarnos con una sensación placentera cuando hacemos algo conveniente para nuestro organismo, como por ejemplo practicar sexo, hacer ejercicio o incluso al estar acompañado, motivándonos para seguir buscando esa sensación mediante la práctica de estas actividades beneficiosas.

La actividad de las endorfinas está relacionada con el sistema límbico del cerebro, al que pertenece el hipotálamo, y que contiene los receptores específicos con los que interactúan.

Aunque en ocasiones se pueden experimentar desórdenes relacionados con un niveles no adecuados de estas hormonas. Estas irregularidades pueden producir enfermedades mentales como un desorden obsesivo-compulsivo. Por ejemplo, cuando decides lavarte las manos lo harás hasta que el nivel adecuado de endorfinas te indique que has realizado la tarea de manera satisfactoria. Si experimentas un desorden y no alcanzas el nivel adecuado de esta hormona, seguirás lavándote las manos de una manera que se podría considerar obsesiva.

Las endorfinas no enganchan

A diferencia de sus primos opiáceos, las endorfinas no producen ningún tipo de adicción, esto hace que aquellas personas que consiguen liberar de manera habitual este neurotransmisor, consigan un estado de bienestar sin ningún tipo de consecuencias negativas. La panacea, vamos.

Además esta sustancia se relaciona con el efecto placebo, pudiendo ser la responsable de la sensación de bienestar que experimentan algunas personas cuando consumen píldoras recetadas por su médico que en realidad no tienen ningún principio activo, o recurren a medicinas alternativas sin ningún efecto real ni demostrable.

Hay muchos mecanismos para conseguir aumentar los niveles de endorfinas, practicar ejercicio, consumir pequeñas cantidades de alcohol (cantidades excesivas pueden provocar el efecto opuesto), la luz ultravioleta o la comida picante son algunos de los métodos conocidos. Pero la manera más rápida de conseguir un chute de endorfinas es mediantes situaciones de estrés o dolor.

Por eso, si alguna vez decides caminar sobre unas brasas ardientes, como es tradición en algunas zonas, las sensaciones que experimentarás al superar la prueba serán agradables, ya que has sometido a tu cuerpo a dos de los factores más efectivos a la hora de liberar esta sustancia: estrés y dolor. La búsqueda de esta sensación también podría estar relacionada con conductas autolesivas, en las que se busca la sensación de placer produciendo un daño controlado, aunque, personalmente, prefiero comer picante, ¿no te parece?


Seguir leyendo:

, , ,


Kimelly Ruiz

Kimelly RuizMás entradas de:


Comentarios