Salud.

Hipotensión

3 Oct , 2017  

Hipotensión ¿Qué es?

Hipotensión es el nombre técnico de una baja presión arterial. Se produce cuando los latidos del corazón, encargados de bombear la sangre al resto del cuerpo, tienen un ritmo más lento de lo habitual. Por este motivo, ni el cerebro, ni el corazón ni el resto del organismo recibe la sangre necesaria, lo que puede dar lugar a mareos y desmayos.

Causas

Hay muchos factores causantes de la hipotensión. En primer lugar, se puede producir porque los mecanismos fisiológicos que mantienen la presión arterial no funcionan de forma adecuada y transmite señales de forma incorrecta.

Es habitual que se manifieste cuando un individuo está un largo periodo de tiempo de pie y afecta sobre todo a los jóvenes y niños. Cuando se produce una hemorragia aguda es muy probable que el enfermo presente hipotensión.

Otras veces está causada por la ingesta de drogas, como el alcohol, analgésicos, medicamentos usados para la cirugía, diuréticos, etc. También se puede producir porque el afectado presente diferentes arritmias, deshidratación, anafilaxia o una diabetes descompensada.

Síntomas

Los síntomas que sufren las personas que padecen esta afección suelen ser:

  • Visión borrosa.
  • Vértigo.
  • Mareos.
  • Somnolencia y desconcierto momentáneo.
  • Debilidad.
  • Confusión e incluso pérdida de conocimiento.
  • Desmayos o desvanecimientos.
  • Náuseas y vómitos.

Prevención

Existen sencillos métodos que previenen la disminución de la presión arterial. Uno de ellos es ingerir mucho líquido para evitar la deshidratación.

Sin embargo, se debe intentar prescindir de bebidas alcohólicas. Además, hay unas medias, conocidas generalmente como de compresión, que hacen presión en las piernas y facilitan el aumento de la tensión arterial. Por otro lado, también es importante evitar una incorporación brusca cuando se está sentado o acostado; o estar de pie y quieto durante largos periodos de tiempo.

Tipos

Dentro de los tipos a partir de los cuales se clasifica esta enfermedad están:

La hipotensión ortostática: Es la que se produce a partir de un cambio súbito en la postura del cuerpo.
Dentro de los cambios más comunes que provocan esta afección está el que el paciente pase de estar acostado a estar de pie muy rápidamente.
Esta bajada de la tensión sólo suele durar unos segundos o minutos.

La hipotensión ortostática posprandrial: En este caso, la causa es en el tipo anterior, con la característica añadida de que se produce después de comer.
Este tipo afecta más frecuentemente a los adultos mayores, a aquellos que tienen presión arterial alta o a los que padecen Parkinson.

Hipotensión mediada neuralmente: Se denomina así a la descoordinación entre el bombeo del corazón y el cerebro. Se caracteriza por descensos bruscos de la presión sanguínea. Los pacientes tienen tendencia a no poder mantenerse en situación vertical durante mucho tiempo.

Hipotensión grave: Puede estar causada por una pérdida repentina de sangre, una infección que revista gravedad, un ataque al corazón, una reacción alérgica con carácter intenso, diversas arritmias, consumo de fármacos etc.

Diagnóstico

Para determinar si se presenta esta condición, el especialista realizará exámenes que ayudarán a diagnosticar los síntomas. Lo primero que llevará a cabo será la vigilancia de los signos vitales, como la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial.

Es posible que después de realizarle estas pruebas, el paciente deba permanecer ingresado un tiempo.

Además de éste examen se podrán realizar otras pruebas:

  • Análisis del metabolismo básico.
  • Hemocultivos para determinar si existe algún otro tipo de infección.
  • Conteo sanguíneo completo (hemograma).
  • Análisis de orina.
  • Radiografía del abdomen.
  • Radiografía del tórax.

Tratamientos

La hipotensión normalmente no necesita tratamientos, aunque en ocasiones sí que requiere de asistencia médica, dependiendo de los síntomas.

  1. Por ejemplo, si la hipotensión es la causa de un shock requiere urgentemente una atención médica que le suministrará sueros o sangre por vía intravenosa y le recetará medicamentos para que la presión arterial aumente.
  2. Si se trata de una hipotensión ortostática provocada por el suministro de fármacos, el médico los cambiará o modificará la cantidad prescrita.
  3. Cuando el paciente tenga síntomas de una caída de la presión arterial, es recomendable que se siente o se acueste de inmediato. También deberá levantar los pies por encima del corazón.

Las personas que padecen hipotensión mediada neuralmente, deberán evitar permanecer de pie durante un periodo de tiempo prolongado.

Si la hipotensión se produce por levantarse de forma súbita se recomienda ingerir muchos líquidos o usar medias de comprensión para evitar que la sangre se acumule en las piernas.

 


Seguir leyendo:

,


Neila Ruiz

Neila RuizMás entradas de:


Comentarios