Salud.

Molusco contagioso infección producida por un virus

5 Oct , 2017  

Molusco contagioso ¿Que es?

Molusco contagioso es una infección producida por un virus que afecta principalmente a los niños de entre 2 y 10 años debido a la presencia de un sistema inmunitario más inmaduro y que, por tanto, genera una mayor propensión en este rango de edad a adquirir infecciones. Además, el nivel más elevado de contacto físico entre los niños de esta edad favorece el contagio.

En Europa, se encuentra presente en un porcentaje entre un 3 y un 5 por ciento de la población pediátrica. También puede encontrarse en la población adulta, pero en su mayoría con un carácter de infección de transmisión sexual.

Causas

Marina Rodríguez, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), explica que esta infección vírica se transmite por contacto directo o por el contacto con objetos que estén infectados.

Cuando se presenta en niños, las lesiones suelen aparecer en la cara, las axilas y los brazos. Sin embargo, cuando se manifiesta en adultos debido a su carácter de infección de transmisión sexual, aparece en los genitales, aunque las lesiones son indoloras.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la infección se presentan en forma de pequeños granitos, con un ancho aproximado entre los 2 y los 5 milímetros en las zonas expuestas a la infección, tal y como explica la experta de la AEDV. También puede aparecer acompañada de otros síntomas como la dermatitis.

Prevención

Las posibilidades de adquirir la infección vírica del molusco contagioso pueden ser rebajadas a través de un mantenimiento cutáneo adecuado.

El mantenimiento de la barrera cutánea puede realizarse mediante el uso de emolientes, es decir, sustancias que favorecen no solo la hidratación de la piel, sino que también la calman cuando está alterada, con sequedad extrema o picores.

Tipos

El virus puede afectar de diferente manera en función del paciente. Por ejemplo, en pacientes con problemas de inmunidad como diabéticos, pacientes oncológicos o atópicos, el virus puede presentarse de forma más grave, con más lesiones o de mayor tamaño.

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección es clínico, es decir, se realiza mediante la exploración física del paciente.

Tratamientos:

Dependiendo de las características tanto de la enfermedad (tamaño, localización, etc.) como del paciente (edad, historia clínica), el tratamiento presenta diferentes opciones.

En pacientes con un sistema inmunitario normal, la infección suele desaparecer por sí sola. En otros casos, las lesiones se pueden extirpar de manera quirúrgica.


Seguir leyendo:

,


Neila Ruiz

Neila RuizMás entradas de:


Comentarios