Prehipertensión

Salud.

Prehipertensión presión arterial elevada

31 Mar , 2018  

Prehipertensión 

La presión arterial ligeramente elevada se conoce como prehipertensión, es una presión sistólica de 120 a 139 milímetros de mercurio (mm Hg) o una presión diastólica de 80 a 89 mm Hg. . Es probable que la prehipertensión se convierta en presión arterial alta (hipertensión), a menos que realices cambios en tu estilo de vida, como hacer más ejercicio y comer alimentos más saludables.

Síntomas

La prehipertensión no tiene síntomas. De hecho, la presión arterial alta grave puede no tener síntomas.

La única manera de detectar la prehipertensión es llevar un registro de las mediciones de la presión arterial. Haz que te controlen la presión arterial en cada consulta con el médico o verifícala tú mismo en casa con un tensiómetro doméstico.

Cuándo consultar al médico

Pídele al médico que te mida la presión arterial, al menos, una vez cada dos años a partir de los 18 años. Es posible que necesites mediciones más frecuentes si tienes prehipertensión u otros factores de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Causas

Cualquier factor que incremente la presión contra las paredes arteriales puede provocar prehipertensión. La aterosclerosis, que es la acumulación de depósitos de grasa en las arterias, puede provocar presión arterial alta. A veces, una enfermedad no diagnosticada hace que aumente la presión arterial. Las posibles enfermedades que pueden desencadenar prehipertensión o presión arterial alta son:

  • Aterosclerosis
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Enfermedad renal
  • Enfermedad suprarrenal
  • Enfermedad tiroidea
  • Ciertos medicamentos, tales como las píldoras anticonceptivas, los remedios contra el resfrío, los descongestionantes, los analgésicos de venta libre y algunos medicamentos recetados también pueden causar que la presión arterial aumente temporalmente.
  • Drogas ilegales, como la cocaína y las anfetaminas, pueden tener el mismo efecto.

A menudo, sin embargo, la presión arterial alta se manifiesta gradualmente a lo largo de muchos años, sin una causa específica identificable.

Factores de riesgo

  • Sobrepeso u obesidad: Es el principal factor de riesgo. Cuanto mayor sea tu masa corporal, más sangre necesitas para suministrarles oxígeno y nutrientes a los tejidos. A medida que el volumen de la sangre que circula a través de los vasos sanguíneos aumenta, también lo hace la fuerza en las paredes de las arterias.
  • Edad: Los adultos más jóvenes son más propensos a padecer prehipertensión que los adultos mayores. Muchos adultos mayores han contraído presión arterial alta, y el riesgo de presión arterial alta aumenta a medida que envejeces.
  • Sexo: Es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Raza: Es particularmente frecuente en los afroamericanos y, a menudo, aparece a una edad más temprana en relación con las personas caucásicas.
  • Antecedentes familiares de presión arterial alta: Tiende a ser hereditaria. Si un familiar de primer grado, como un padre o un hermano, tiene presión arterial alta, es más probable que padezcas la enfermedad.
  • No estar físicamente activo: No hacer ejercicio puede aumentar el riesgo de padecer presión arterial alta e incrementar el riesgo de tener sobrepeso.
  • Dieta rica en sal (sodio) o baja en potasio: El sodio y el potasio son dos nutrientes clave en la regulación corporal de la presión arterial. Si tienes demasiado sodio o muy poco potasio en la dieta, es más probable que tengas presión arterial alta.
  • Consumo de tabaco: Fumar cigarrillos, mascar tabaco o, incluso, estar cerca de otras personas que fuman (fumador pasivo) puede aumentar la presión arterial.
  • Beber demasiado alcohol: Beber más de dos vasos al día si eres un hombre de menos de 65 años de edad, o más de un vaso al día si eres una mujer de cualquier edad o un hombre mayor de 65 años, puede aumentar la presión arterial. Una copa equivale a 12 onzas (355 ml) de cerveza, 5 onzas (148 ml) de vino y 1,5 onzas (44 ml) de licor con un 40 por ciento de graduación alcohólica.
  • Ciertas enfermedades crónicas: Entre ellas las enfermedades renales, la diabetes y la apnea del sueño, pueden aumentar el riesgo de padecer prehipertensión.

Aunque la prehipertensión y la presión arterial alta son más frecuentes en los adultos, los niños también pueden estar en riesgo. Para algunos niños, la presión arterial alta es causada por los problemas en los riñones o en el corazón. Sin embargo, para una cantidad cada vez mayor de niños, los malos hábitos en el estilo de vida, como una dieta poco saludable, la obesidad y la falta de ejercicio, contribuyen a que tengan prehipertensión y presión arterial alta.


Seguir leyendo:

Página 1 Página 2

, ,


Neila Ruiz

Neila RuizMás entradas de:


Comentarios