pubertad

Familia.

Pubertad, como manejarla en tus hijos

26 Abr , 2017  

¿De que se trata la pubertad?

La pubertad es la etapa de desarrollo físico que transforma al niño en adulto. No se deben confundir los términos pubertad y adolescencia, ya que tienen matices que los diferencian. La pubertad se corresponde con los cambios físicos que hacen que se llegue a la etapa de maduración sexual; mientras que la adolescencia tiene que ver con los cambios psicológicos y sociales que tienen como objetivo llegar al pensamiento adulto.

La pubertad se inicia debido a una serie de cambios hormonales, cuyo objetivo es conseguir la capacidad reproductiva de cada sexo. Esto se produce gracias a la interacción entre el sistema nervioso central, hipotálamo, hipófisis y gónadas (testículos y ovarios). A una determinada edad, el cuerpo comienza a generar una serie de hormonas que actúan sobre la hipófisis, la cual manda señales a los órganos reproductores o gónadas, que producen estrógenos u hormonas femeninas y andrógenos u hormonas masculinas.

La edad en la que comienza la pubertad depende de muchos factores, como el sexo, los genes o la nutrición, aunque por lo general comienza entre los 8 y 13 años en las niñas y entre los 9 y los 15 años en los niños. Su aparición y desarrollo también es desigual y atiende a casos específicos, es decir, los cambios pueden aparecer en cualquier momento de la pubertad y de forma más rápida y explosiva o lenta y gradual. Las mujeres suelen completar su pubertad a los 17 años.

 

Consejos para Afrontar esta Etapa

Cambios de humor, actos de rebeldía, cambios físicos, y hasta cambios en la forma de pensar y en las amistades y gustos. Es normal que los padres entren en pánico ante el indicio de que sus hijos están llegando a la pubertad y que sea una etapa tumultuosa para muchas familias. Si buscas sobrellevar esta particular etapa de la adolescencia de tu hijo de la mejor manera.

Presta oídos

Algo tan simple como escuchar a nuestros hijos es un puente perfecto para entrar en su mundo. Y esto no se logra a sus 15 o 16 años. Esto se construye desde su niñez, cuando te muestra un dibujo que ha hecho para ti, o cuando no sabe cómo demostrarte cuán enfadado está por algo. Escuchar, y codificar sus necesidades siempre es la clave. Y cuando es adolescente aún más.

 

Mantén la calma y apóyale

Es importante que tengas paciencia y recuerdes que, aunque a veces muestre rechazo, en esta etapa el niño necesita especialmente el apoyo de las personas que le rodean y le quieren.

Se trata de un periodo confuso y en el que la autoestima baja y la seguridad se tambalea. Esto puede generar agresividad, cambios de humor repentinos o actitudes duras hacia los padres, pero trata de evitar el enfrentamiento, aporta siempre la visión adulta y muéstrale tu cariño incondicional.


Seguir leyendo:

Página 1 Página 2

, , ,


Kimelly Ruiz

Kimelly RuizMás entradas de:


Comentarios