Mujer, Salud.

Vaginosis bacteriana un serio problema

27 Sep , 2017  

Vaginosis bacteriana ¿Por que nos da?

Vaginosis bacteriana consiste en una alteración masiva de la flora vaginal en la que se observa un importante aumento de bacterias, entre las que destacan Gardnerella vaginalis y Atopobium vaginae. Estas bacterias provocan la ausencia o reemplazo de los lactobacilos, que son los microorganismos beneficiosos que de forma mayoritaria constituyen la flora vaginal.

Causas

La vaginosis bacteriana no se transmite al tener relaciones sexuales con alguien que está infectado, por lo que no se considera una infección de transmisión sexual (ITS). Los médicos y expertos aún desconocen las causas exactas que provocan la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, existen mayores posibilidades de contraerla en los siguientes casos:

  • Tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales. Esta enfermedad puede contraerse también en el caso de mantener relaciones sexuales entre mujeres.
  • No usar preservativo al mantener relaciones sexuales.
  • Usar un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Duchas vaginales, que consisten en lavados del interior de la vagina. Los expertos desaconsejan esta técnica y la consideran una fuente de infecciones.
    Está demostrado que las mujeres no contraen esta enfermedad a través de inodoros, toallas, piscinas, sábanas o por tocar otros objetos.

Tener vaginosis bacteriana puede aumentar las posibilidades de padecer alguna ITS.

 

Síntomas

Prácticamente la mitad de las mujeres que tienen vaginosis bacteriana no suelen presentar síntomas pero en caso de que aparezcan, los principales síntomas son el olor de la secreción vaginal, lo que se identifica como olor a pescado y un flujo maloliente y grisáceo. Este olor es más fuerte tras haber mantenido relaciones sexuales o durante el periodo. Es importante mencionar que no se desarrollan procesos inflamatorios como ocurre en las vaginitis.

Prevención

A pesar de tratarse de una afección que no constituye una infección de transmisión sexual, una buena forma de evitarla es limitando el número de relaciones y parejas sexuales o bien utilizar métodos anticonceptivos de barrera , así como evitar las duchas vaginales o el uso de productos que puedan alterar localmente el equilibrio de la flora vaginal.

Tipos

Hasta la fecha no se consideran diferentes tipos en esta patología en función de las bacterias predominantes más allá de la sintomatología o criterios diagnósticos.

Diagnóstico

El médico experto debe examinar la vagina y tomar muestras de la secreción vaginal. Existen principalmente dos criterios diagnósticos:

El test de Amsel, que engloba los siguientes criterios: pH vaginal superior a 4,5, mal olor de la secreción vaginal al añadir a la muestra hidróxido potásico (KOH) al 10 por ciento, aumento del flujo vaginal y presencia de células clave. 3 de estos 4 criterios deben estar presentes para el diagnóstico de la vaginosis bacteriana.

El test de Nugent, con el que se determina la cantidad de morfotipos que son propios de la vaginosis bacteriana. El test de Nugent se basa en una puntuación que se le aplica a la observación microscópica del flujo vaginal, si esta oscila entre 0 y 3, se considerará como microbiota habitual; pero si se encuentra entre 7 y 10, se tratará de una vaginosis bacteriana.
Tratamientos

Los tratamientos para la vaginosis bacteriana pueden ser:

Antibióticos: se suelen prescribir por ser eficaces contra las especies bacterianas invasoras, aunque algunos de ellos pueden tener un limitado espectro de acción y en general, pueden aparecer resistencias.

Tratamientos no antibióticos: existen antisépticos con amplio espectro frente a microorganismos patógenos. Además, al igual que algunos antibióticos se pueden usar durante el embarazo y la lactancia. Por su mecanismo de acción inespecífico, no suelen ser causa de resistencias.

Para la pareja masculina, no se considera la necesidad de un tratamiento concomitante.
Es muy importante consultar con el médico antes de iniciar cualquier tratamiento, para que valore la sintomatología y recomiende el tratamiento adecuado según el diagnóstico realizado y el grado de infección.


Seguir leyendo:

, ,


Jose Luis Garcia

Jose Luis GarciaMás entradas de:


Comentarios