Calidad de vida.

Vulvitis inflamación de los órganos genitales

5 Oct , 2017  

Vulvitis

vulvitis es  la inflamación de los órganos genitales externos, en este caso, de la vulva. La vulva está formada por los pliegues de la piel que se sitúan alrededor del orificio de la vagina y de la uretra. Además de la vulvitis, existen otras afecciones que afectan a esta parte del cuerpo, tales como infecciones bacterianas, problemas de piel provocados por alergias, volvodinia (dolor de vulva) o cáncer de vulva.

Es importante buscar asistencia médica si se presentan los síntomas y éstos no responden a las medidas de cuidados personales, o si a estas manifestaciones le acompaña secreción vaginal. También se recomienda visitar al especialista si se aprecian lesiones cutáneas en la vulva.

Causas

La vulvitis puede estar causada por múltiples infecciones, entre las cuales se encuentras las siguientes:

Dermatitis crónica: alteración inflamatoria de la piel causada por la exposición a varios antígena e irritante.

Seborrea: alteración de la función de las glándulas sebáceas por un aumento de la secreción de la grasa que producen.

Alergias: sobre todo a los jabones y otras sustancias que se puedan aplicar a la zona vaginal, tales como los aerosoles, los detergentes, baños de espuma, fragancias o papel higiénico de color.

Otras infecciones que puede causar la patología son: las causas por hongos y bacterias o pediculosis (infestación de la piel por piojos que causa una irritación cutánea con picor muy intenso).

Síntomas

Los síntomas de esta afección incluyen:

  1. Enrojecimiento, ardor, picazón y escozor.
  2. Sensibilidad en la zona.
  3. Cambios en la secreción vaginal.
  4. Engrosamiento o pequeñas grietas en la piel alrededor de la vagina.

Prevención

En cuanto a las medidas de prevención, si la paciente es propensa a sufrir infecciones por hongos, deberá solicitar a su especialista que le recete una crema antihongos.

Por otro lado, es importante que se mantengan relaciones de carácter monógamo para evitar este tipo de afecciones y emplear preservativos a la hora de mantener relaciones sexuales para disminuir el riesgo.

Normalmente, los especialistas recomiendan evitar determinados productos, como espumas, geles y cremas espermicidas si alguna vez han causado algún problema a la paciente.

Tipos

Actualmente, no existe una clasificación por tipos de esta afección.

Diagnóstico

En lo que respecta a la detección de esta afección, un examen pélvico puede revelar enrojecimientos o engrosamiento de la zona, además de mostrar fisuras o lesiones cutáneas en la vulva.

Si existe cualquier tipo de secreción vaginal que no entre dentro de los parámetros normales, una segunda inspección puede relevar a una posible infección.

Tratamientos

En lo que respecta al tratamiento de esta patología, el especialista administrará una crema de cortisona de venta libre que la paciente deberá aplicarse dos o tres veces al día y durante una semana sobre el área afectada.

Si la causa es una infección deberá tratarse con una terapia específica para dicha afección.

Por otro lado, si los síntomas no remiten, el especialista puede solicitar una evaluación adicional que incluya una biopsia de piel para descartar la distrofia vulvar o la displasia vulvar.

Es fundamental continuar con el tratamiento prescrito por el especialista durante el tiempo indicado. Además, se recomienda llevar a cabo las siguientes indicaciones:

  • Evitar irritar la vulva eliminando el uso de jabones fuertes o perfumados, cremas o desodorantes en el área genital.
  • No emplear detergentes o suavizantes de ropa perfumados y usar papel higiénico blanco, también sin perfumes.
  • Mantener el área genital completamente seca, y no aplicarse duchas vaginales, a menos que lo recomiende el experto.
  • Utilizar ropa holgada de algodón y ropa interior del mismo material.
  • Si se presentan llagas en el área genital, es posible aliviar los síntomas con un baño con una solución de acetato de aluminio.

Seguir leyendo:

, ,


Neila Ruiz

Neila RuizMás entradas de:


Comentarios